5 falsos mitos sobre implantes dentales

Nov 10
Los mitos de los implantes dentales - Clínica Dental en Valencia ARTDENTA

5 falsos mitos sobre implantes dentales

Doctor José Ramón Cardera
Especialista en Cirugía y Rehabilitación Oral. Licenciado en Odontología por Universidad Alfonso XX el Sabio. Master en Odontología Hospitalaria Master en Ortodoncia Clínica. master en Implantología y Rehabilitación Oral Master en Cirugía Oral, Implantes y Periodoncia
Doctor José Ramón Cardera

Últimos artículos de Doctor José Ramón Cardera (Ver todos)

Hoy en día, el tratamiento con implantes dentales es uno de los más solicitados por los pacientes que han perdido alguna pieza dental debido a diferentes causas. Existe mucha desinformación en la población sobre la implantología dental y se escuchan muchas afirmaciones que no son ciertas. El tratamiento de implantes es un procedimiento sencillo que mediante prótesis colocadas encima de los implantes permite recuperar la funcionalidad de la boca y su estética a aquellas personas que han perdido alguna o varias piezas dentales.

Hoy, comentamos los 5 falsos mitos sobre implantes dentales y por qué son afirmaciones falsas. Si necesitas más información y Precios Dentista Valencia contacta con Artdenta.

1. No puedo ponerme implantes dentales porque no tengo hueso suficiente.

Falso. En los casos en los que los pacientes no tienen suficiente altura o anchura de hueso maxilar, es posible colocar injertos óseos del mismo paciente o bien de un banco de huesos. Tras haber conseguido el nivel óseo necesario, es posible colocar los implantes.

2. Los implantes dentales son para las personas mayores que han perdido sus dientes

Falso. Los implantes se pueden colocar a partir de los 18 años, ya que el hueso maxilar y mandibular ya han finalizado su crecimiento óseo. Por tanto, no existen después limitaciones de edad y cualquier momento es el idóneo para aquellos pacientes que presentan ausencias de piezas dentales siempre que no tengan alguna enfermedad periodontal sin tratar y tengan buenos hábitos de higiene bucodental.

3. Los implantes dentales pueden sufrir alergia o rechazo

Falso. El titanio que se utiliza en el material de los implantes tiene una gran biocompatibilidad con los tejidos del organismo humano y los toleran sin reacciones alérgicas del sistema inmunitario. Por tanto, no existen alergias ni rechazos. Lo que sí puede ocurrir es que no se consiga la osteointegración necesaria para mantener  correctamente el implante en boca. Esto podría deberse a problemas técnicos durante la cirugía por parte del profesional (insuficiente formación, entorno quirúrgico inadecuado…) o a problemas dependientes del paciente (tipo de hueso del paciente y/o existencia de factores de riesgo, como determinadas enfermedades, tabaquismo o mala higiene).

4. Los implantes no se tienen que cuidar

Falso. Los implantes dentales se deben cuidar igual que los dientes naturales. Precisan de una correcta higiene bucodental para evitar enfermedades como la mucositis o periimplantitis. Se suele pensar que los implantes, al ser de materiales tales como el titanio, no están expuestos a infecciones y no tienen el riesgo de deteriorarse y perder funcionalidad, pero no es cierto. Los implantes, al igual que los dientes, precisan de controles e higiene profesional periódicos, siendo imprescindible una excelente higiene bucal para mantenerlos sanos y libres de infección.

5. Cualquier dentista puede colocar implantes

Falso. El especialista dental que coloque los implantes debe estar formado en implantes y cirugía implantológica. La especialidad de implantes precisa de grandes conocimientos y de una importante pericia por parte del profesional. El implantólogo que lleve a cabo la intervención ha de estar bien formado en implantes, evaluar el estudio radiológico de la zona a implantar, y realizar un plan de tratamiento adecuado. Este profesional debe valorar la necesidad de tratamiento periodontal, protésico, rehabilitador, ortodóntico y oclusal, así como conocer y actuar frente a los factores de riesgo que presente el paciente.