¿Cómo prevenir el mal aliento?

Oct 28
Como prevenir la halitosis

¿Cómo prevenir el mal aliento?

Doctor José Ramón Cardera
Especialista en Cirugía y Rehabilitación Oral. Licenciado en Odontología por Universidad Alfonso XX el Sabio. Master en Odontología Hospitalaria Master en Ortodoncia Clínica. master en Implantología y Rehabilitación Oral Master en Cirugía Oral, Implantes y Periodoncia
Doctor José Ramón Cardera

Últimos artículos de Doctor José Ramón Cardera (Ver todos)

¿Cómo puedes prevenir la halitosis?

En vista de que las causas de mal aliento son múltiples, antes de llegar a determinar su causa, es fundamental que se lleve adecuada y diariamente, una higiene bucal que garantice una salud odontológica. En condiciones normales, todos los seres humanos tenemos una gran cantidad de bacterias colonizando la boca y cada una de sus partes, que son las responsables de la descomposición bacteriana y constituyen la principal causa del mal aliento (también denominada Halitosis) asociado a otra entidades (incluso de índole sistémica). Es por eso que es recomendable tomar ciertos hábitos cotidianos, para evitar el mal aliento y de ésta forma, prevenir éste fenómeno tan incómodo que termina afectando la calidad de vida de la persona que lo padece.

Prevenir el mal aliento: Recomendaciones básicas:

Higiene bucal:

Para ello es necesario contar con un cepillo dental adecuado que permita abarcar cada una de las piezas dentales e incluso realizar el aseo de las encías, asociado con el uso de una pasta dental rica en flúor. El procedimiento diario de limpieza debe hacerse de forma exhaustiva, continua y firme pero sin causar daño. Otro hábito de higiene dental que debe ser aplicado diariamente, es el uso del hilo dental, para mantener una limpieza adecuada de los espacios que hay entre cada una de las piezas dentales y que normalmente tienden a mantenerse con restos alimentarios que constituyen un medio de cultivo para las bacterias.

Limpieza de la lengua:

A pesar de ser el órgano más grande de la boca, muchas personas omiten su importancia a la hora de desarrollar mal aliento, por lo que es importante realizar una limpieza firme sin maltrato sobre la superficie de la lengua, cada vez que haya cepillado de los dientes, lo cual debe hacerse con el mismo cepillo dental o con un limpiador de lengua, desde atrás hacia adelante, repitiendo al menos 3 o 4 veces. De ésta forma se elimina cualquier resto alimentario y células muertas que allí permanezcan así como cualquier bacteria que pudiera contribuir con el mal aliento.

Beber mucha agua durante el día

Para evitar sequedad bucal por falta de saliva, lo que genera un aumento de las bacterias en la boca y el mal aliento característico de las horas tempranas de la mañana. Al beber suficiente agua, se mantiene integra la producción de saliva lo que contribuye a la limpieza continua de la boca y cada una de sus partes.

Alimentación:

Si usted es una persona que padece del incomodo mal aliento, es importante que analice cual es el tipo de alimentación que está llevando diariamente. Es importante recordar que ciertos alimentos como el ajo, la cebolla, producen un olor característico y desagradable, pero también otros hábitos alimentarios como una disminución en el consumo de carbohidratos, pudiera generar que se acelere el metabolismo de la grasa, lo que puede producir un aliento característico y desagradable. Es importante consultar con un nutricionista si se está sometido a algún cambio de hábito dietético que pudiera generar cambios en el metabolismo y que muchas veces, uno de los principales síntomas, lo constituye la halitosis.

Consultas periódicas con su odontólogo:

Es fundamental para verificar la salud bucal, y si además previamente ya se han modificado ciertos hábitos de higiene bucal pero aún continúa el mal aliento. Es importante evaluar si hay riesgo o presencia de caries dentales que necesidad de algún tipo de tratamiento, realizar limpiezas dentales para eliminar el sarro y la placa dental, decidir si hay necesidad de algún blanqueamiento dental que también contribuya a combatir el mal aliento, y descartar cualquier enfermedad de las encías o cuadros patológicos como abscesos periodontales que constituyan la causa de la halitosis.

Descartar otros cuadros causantes de la halitosis

Como alteraciones en las amígdalas, reflujo gastroesofágico, gastritis, divertículos esofágicos, trastornos pulmonares, entre otros, para los que deberá asistir a una consulta médica especializada.

La solución principal para prevenir el mal aliento, la constituye la adecuada higiene bucal, por lo que está en manos del paciente aplicar ciertas medidas diarias en sus hábitos de higiene para la prevención y combatir el mal aliento que se asocia incluso a limitaciones en la vida diaria de quienes cursan con el mismo.